Rute, un cordobés con mucho encanto

patio andaluz

El último fin de semana de Noviembre nos dispusimos a hacer una ruta un poco diferente a la anterior: nos fuimos a Rute a ver museos de turrón, chocolate, anís… Vaya, una ruta totalmente diferente a la que hicimos en Octubre cuando nos fuimos al Bosque Encantando 😉

Para quien no lo sepa, Rute es un pueblo de Córdoba, a unos 100 kms de Granada. La villa de Rute se sitúa al suroeste de la provincia de Córdoba, prácticamente el corazón de Andalucía y del Parque Natural de las Sierras Subbéticas Cordobesas.

Rute es famosamente conocido por la fabricación de dulces navideños, mantecados, piononos y hojaldres, y por sus anisados, aguardientes y licores artesanales. Los habitantes del pueblo centran su actividad en el turismo agroalimentario, los museos y la campaña de Navidad, además de la omnipresente agricultura del olivar.

Si queréis saber más sobre Rute, podéis visitar su página web, donde podréis encontrar valiosa información del pueblo.

Ya os anticipo que recomiendo esta excursión, tanto si vais con familia o con amigos, porque tantos los más pequeños, como los más grandes, disfrutarán del viaje 🙂

¿Cómo vamos a Rute?

mapa al rute

Nuestro guía oficial del grupo, Pablo, ya conocía el camino hasta Rute. Como la anterior ocasión, partimos desde La Chana. Tomamos la A – 92 dirección Santa Fe y comenzamos el viaje.

Casi todo el viaje es bastante monótono porque es todo recto. No es hasta que llegamos al desvío a Málaga cuando tomamos una dirección diferente. Seguimos recto y tomamos la salida a Archidona, y en el siguiente cruce, giramos a la derecha, tomando la salida 175camino a rute

Seguimos todo recto, dirección Villanueva de la Tapia. Pronto llegamos Iznájar. Esta parte del viaje es muy bonita, porque podremos disfrutar de la imponente presa de Iznájar. Es la presa más grande de toda Andalucía y tiene una capacidad de 981 hm³.

Tanto nos gustaron las vistas, que decidimos que por la tarde, tras terminar de ver Rute, iríamos a ver la presa.

Poco después de pasar por la presa de Iznájar, llegamos a Rute.  Y comienza lo bueno 😉

Visitas matutinas

Nuestra idea era primero visitar el museo del jamón y del anís, y entrar en calor antes de la comida. Y, por la tarde, visitar los museos más dulces. Pero finalmente hicimos todo lo contrario, ya que encontramos más fácilmente los museos dulces y había unas colas más reducidas.

Museo del Turrón

ruteFue nuestra primera visita de la mañana. Tras hacer una pequeña cola, entramos al Museo. Tenía expuestos todos aquellos materiales que se usaban antiguamente para fabricar o vender los turrones.

A la izquierda podéis ver una selección de estos materiales:

  • Sumadoras y máquinas de escribir Hispano Olivetti.
  • Básculas.
  • Moldes para máquinas de caramelos en bronce
  • Pequeñas representaciones de las máquinas de producción y de la fábrica.
  • Máquina manual para hacer caramelos (año 1915).
  • Batidoras mezcladoras

Tras salir del Museo, al lado estaba la entrada a la Fábrica del turrón y Laponia con Papá Noel. Como veis en la fotografía de la izquierda, había una gran cantidad de dulces navideños ya preparados para venderse.

Lo que más me gustó fue el olor tan increíble que había en la fábrica. Era un aroma intenso a mantecados que te trasportan a la Navidad en un abrir y cerrar de ojos 😉

Laponia con Papá Noel

La fábrica estaba comunicada con un salón precioso en el que había representado todo el pueblo de Laponia, donde Papa Noel vive. Todo el pueblecito estaba hecho de turrón, mazapán y merengue. Mientras lo veías, sonaban villancicos que hacía que volvieras a sentirte niña y vivir con mucha ilusión la Navidad.

Museo de chocolate

A unos 100 metros de la fábrica del turrón estaba el Museo del Chocolate, donde su principal atracción era ver el Belén hecho de chocolate. Pero previamente al Belén, se puede ver una fábrica, y pasar por delante de unas figuras, a tamaño real, hechas de chocolate.

Os dejo las fotografías a continuación. Pudimos ver a Bob Esponja y Pepa Pig, a los reyes de España (los actuales y los anteriores), al Papa Francisco, a Manolo Escobar, a Juan y Medio y a Rocío Jurado. Impresionantes, porque eran casi más grandes que una persona. Para los primeros se utilizaron unos 130 kgs de chocolate, y para los demás casi 350 kgs. Casi nada ¿verdad?

rute rute rute

Antes de entrar al Belén, debemos bajar unas escaleras donde podemos ver este bonito mensaje: «No solo hacemos pasteles, también hacemos ilusiones«. Mensaje muy adecuado justo antes de entrar a una de las representaciones más originales de un Belén. No os quiero cargar con demasiadas fotografías en el post, pero si entráis a la fanpage de Facebook de Motor Rosa podréis ver todas las fotografías del día, y cómo hice un especial reportaje al Belén. rute belen de chocolate

¿Dónde almorzar?

Tras ver estos museos y fábricas, ya eran cerca de las 14.00h y no quisimos esperar más para almorzar. Previamente habíamos buscado por Internet información sobre restaurantes en Rute. Podréis encontrar diferentes listas de los mejores restaurantes de Rute fácilmente.Rute

Nosotros nos decidimos por Restaurante Venegas, ya que tenía buenas críticas y estaba en el centro del pueblo. En su página de Facebook podréis ver la dirección y más fotos del local.

Días antes habíamos llamado para reservar, y nos dijeron que en estas fechas es muy complicado reservar, ya que es cuando más afluencia de gente hay y ellos, lógicamente, deben aprovechar esta buena época. Nos recomendaron que si íbamos para las 14.00h seguro que tendría sitio.

Éramos ocho comensales, y viendo la carta, decidimos pedir platos al centro y compartirlos, y así probar todo lo que nos gustaba (que era prácticamete toda la carta, excluyendo el pescado ?).

Os cuento lo que pedimos. Todo venía acompañado de patatas fritas con un poco de mahonesa al lado. Estos fueron los platos:

  • Croquetas de puchero. Exquisitas. De una tamaño medio y caseras.
  • Flamenquines. Quizá un poco seco para mi gusto, pero de un tamaño muy bueno. Una persona puede comer con un solo flamenquín y su guarnición.
  • San Jacobos. Riquísimos. A mí especialmente me gustó mucho porque estaba muy jugoso, no demasiado frito y muy sabroso. de 10.
  • Revueltos de espárragos trigueros con jamón. También estupendos, porque tenían suficientes ingredientes y se podían apreciar bien los sabores.
  • Presa ibérica a la brasa. Si todo lo demás estaba bueno, este fue el plato estrella. Además de tener un buen tamaño el plato (en este caso acompañado de patatas a lo pobre), la carne estaba buenísima. A mí personalmente no me gusta poco hecha, y había zonas muy poquito hechas que no fueron de mi agrado. Pero las zonas hechas increíbles. A alguno de los comensales sí que le gustaba poco hecha la carne, y la disfrutó mucho.

ruteTras terminar, ya muy satisfechos de comer, no podían faltar unos buenos postres que coronaran tal almuerzo. Nos recomendaron el bienmesabe e y el tiramisú.

Finalmente pedimos (el orden es correspondiente al de las fotos):

  • Tartas de chocolate
  • Bienmesabe
  • Tiramisú
  • Tarta de queso

Como podéis apreciar, los tamaños son muy buenos y os aseguro que el sabor más. Como dato y recomendación, el postre que más triunfó fue la tarta de chocolate 😉

ruteRute rute

¿Qué vimos por la tarde en Rute?

Bastante satisfechos, volvimos a coger nuestros coches, porque desde el restaurante, hasta los siguientes museos, distaba 1 km, y estaba lloviendo. En apenas cinco minutos estábamos en una zona del pueblo con mucha vida. Había puestos en las calles vendiendo chucherías, almendras y diversos frutos secos, dulces navideños…

Nosotros teníamos muy claro nuestro destino: el Museo del Anís.

Destilería El Duende

rute

Nada más entrar a las Destilerías Duende el olor a anís era muy destacable, y una servidora, que le gusta bastante, ya empezó a disfrutar.

Destacar que hasta ahora todos los museos habían sido gratuitos y sin guía (eran pequeñitos y la ruta era en fila viendo los diferentes lugares). Aquí la ruta nos costaba 4€ por persona, y en principio fuimos un poco reticentes porque nos pareció caro. Pero os aseguro que merece la pena, ya veréis por qué.

Lo primero que incluía la visita guiada era visitar una bodega de envejecimiento para el brandy y ponche. La bodega era muy bonita, con cartelería taurina, aperos para el trabajo de la bodega y elementos decorativos en las paredes.rute

En los laterales podemos encontrar grandes barriles de roble americano. En la foto de la derecha podemos ver los de ponche.

Diferentes celebridades han visitado esta pequeña bodega y han dejado su marca en los barriles. Entre ellos: Camilo José Cela o Ágatha Ruiz de la Prada.

ruteLa visita continua por un Patio Cordobés que nos dejó fascinados a todos. La lluvia nos dio una pequeña tregua cuando salimos al Patio y pudimos disfrutar de todo su esplendos.

Está rodeado de las distintas estancias de la época: una cocina donde se hacían antiguas matanzas, dormitorios y baños… Todas las estancias totalmente mostradas con mucho realismo.

Es una auténtica maravilla, ya que el patio se compone de una impresionante colección de geranios, limoneros, plantas aromáticas, un pequeño estanque con pececillos y una muy bonita fuente central.

Los trabajadores de la destilería son muy simpáticos y esperan todo el tiempo necesario para que los visitantes vean la bodega y el patio sin prisas, se hagan todas las fotos que quieran y disfruten de un lugar tan bonito.

Como veis en las fotos, todas las flores y plantas estaban muy bien cuidadas.

ruteA continuación del patio llegamos a una sala muy peculiar, donde hay un gran trineo lleno de cojines de emoticonos de Whatsapp y suena villancicos muy alegres. Guiño maravilloso para los niños, a los que ver quizá el Patio o la Bodega no les parece tan divertido.

Podéis ver más fotos de la Bodega, del Patio y del trineo en Facebook 😉

Tras ver el trineo, salimos de la Bodega y nos acercamos, en apenas dos minutos, a la destilería de anís.

Veremos cuatro salas:

  1. En la primera sala, la Sala de Fabricación, podemos ver los alambiques de cobre donde se sigue elaborando el anís ruteño, obra del artista local, el maestro calderero Francisco Casas.
  2. En la segunda sala, la Sala de Maceraciones, hay un conjunto de tinajas de barro vidriado donde reposan los ingredientes de los licores más clásicos. Hay vitrinas con la historia de destilerías dedicadas a toreros, a animales o a personajes literarios.
  3. En la Sala de la Mujer destacan un conjunto de personajes femeninos en la comercialización de diferentes productos autóctonos.
  4. Llegamos a la Sala de Degustación, donde los diferentes trabajadores nos iban dando unos chupitos de todos los licores que se elaboran en la destilería.

    rute

    Aquí los aromas de canela, hierbaluisa y matalahúva son sorprendentes y los sabores de los diferentes licores hacen que la visita, por el precio que tiene, merezca la pena.

La cata de licores comienza con un chupito de mora y otro de San Francisco (ambos sin alcohol) y otro chupito de mojito. Continuamos con el rosolí: de guinda y de café (no sabría deciros cuál está más bueno…). Pronto llegamos a los anises, tanto dulces como secos; aquí sí que me decido únicamente por el dulce, porque el otro ya está demasiado fuerte ?. Nos dan a probar unos licores, con base lactosa, de chocolate, fresa con nata y crema tostada; increíbles. El de crema tostada es uno de los licores más ricos que he probado nunca, muy dulce y suave (aunque un grado de alcohol medio, así que hay que tener cuidado, que entra muy fácil jeje).

La visita acaba en la tienda donde podremos comprar cualquiera de los licores que hemos catado. Aquí nos dieron también unos chupitos de diferentes ginebras de sabores (fresa, fruta del bosque…), también muy ricas.

Museo del Jamón

Esta visita fue más breve, porque empezaba a anochecer, hacía frío y llovía y todavía queríamos acercarnos a Iznájar y ver la presa.

Podremos ver una serie de instrumentos y enseres muy curiosos, relacionados con la elaboración artesanal de los jamones y embutidos que allí mismo se pueden comprar. Además, nos dan a probar algunos de sus productos, como la morcilla (tanto negra como blanca), chorizo y salchichón. Riquísimos.

También había un pequeño Belén, caracterizado por estar enclavado en el propio pueblo de Rute. Muy bonito ver en miniatura el pueblo.

¿Qué te recomiendo?

La pequeña ruta que hicimos a Iznájar la dejo para otra ocasión, que ya me he alargado suficiente 😛

Para finalizar, recomendaros principalmente el museo del chocolate, porque el Belen de chocolate merece la pena verlo, y la visita guiada a las Destilerías Duende.

Espero que este post os sirva como guía si vais a Rute en estas fechas y que la compartáis con vuestros allegados 😀 Si queréis que haga alguna guía sobre un sitio en concreto, poneros en contacto conmigo ¡y la preparo con mucho gusto!

Y sabéis que en mis distintas redes sociales podéis contactar también:

¡Hasta la semana que viene, amigas! 🙂

____________

Por cierto, gracias a este magnífico grupo, que siempre son una compañía excepcional en nuestras rutas 😉

rute

 

SHARE THIS

Post relacionados

2 COMENTARIOS

  1. Para vuestra información, ni probasteis anises y licores fabricados en Rute ni visteis la verdadera historia del anís. Por ejemplo os perdisteis anís ‘La Granadina’ o anís ‘La Alpujarreña’. Ah y sabeis que lo que probasteis se fabrica en un pueblo de Granada llamado Atarfe?

  2. Hola Antonio.
    Nos quedó pendiente una visita al Museo del aguardiente anisado de Rute y España, donde sí fabrican sus productos en Rute.
    Muchas gracias por tu comentario, ahora tenemos aún más ganas de volver y visitar este otro museo. Nos lo apuntamos 😉

    Un saludo.

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies